KamiKaze, el viento divino


kamikaze

Kamikaze, palabra japonesa que proviene de kami (dios) y kaze (viento), y se suele traducir como “viento divino” o “aliento de los dioses”. Su origen es una referencia a un tifón que salvó a Japón de una invasión mongola en el siglo XII, arrasando su flota. En occidente se refiere a los pilotos suicidas de la Segunda Guerra Mundial, y, por extensión, a pilotos suicidas o simplemente a suicidas en general.


Kamikaze : Hoshikawa Hachiro

Un kamikaze, en este caso un Mitsubishi A6M, a punto de impactar en el acorazado USS Missouri.Japón recurrió a estos pilotos suicidas, teniendo en cuenta la notable diferencia que existía, en el potencial bélico, entre Japón y los Aliados, en los últimos años de la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico. El capitán de navío japonés Rikihei Inoguchi, escribía: “…Para nosotros los japoneses ya estaba completamente claro que nuestro país tendría que afrontar una gravísima crisis, a menos que de una manera u otra lográramos hacer intervenir elementos que fueran capaces, por sí solos, de cambiar radicalmente la situación. Así, pues, era muy natural que, en semejantes circunstancias, los combatientes nipones estuvieran dispuestos a sacrificar sus vidas por el emperador y por la patria”.

Los kamikaze eran pilotos que realizaban misiones suicidas, es decir, sin la esperanza de salvar la vida durante la misión. Utilizaban sus aviones a modo de proyectil para causar el mayor daño posible al enemigo. Estos pilotos surgieron en el ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial para atacar los buques estadounidenses que estaban fondeados en aguas del Pacífico Sur. La idea de utilizar a los pilotos como bombas humanas, tiene su origen en el almirante Takijiro Onishi en octubre de 1944, ante la evidente inefectividad de la marina japonesa contra la superioridad tecnológica de los Estados Unidos de América. En total 34 barcos fueron hundidos y 288 dañados por los pilotos kamikaze (que contaban unos 4.000 entre los Servicios Aéreos Naval y del Ejército).

Aunque los resultados de este tipo de ataques eran más simbólicos que prácticos, el efecto psicológico en los soldados aliados era profundo. Los kamikaze se presentaban voluntarios para realizar dichas misiones, ya que era una manera más que honorable de morir. Este tipo de mentalidad estaba muy arraigada en el pensamiento y dimensión moral japonesas, ya que el sentido del honor y la obediencia formaban parte del concepto del deber o “Giri” (literalmente, la “Recta Razón”. El “Giri” o deber era uno de los principios del pensamiento japonés, herencia de las ideas morales predominantes en Japón durante la Edad Media y que son recogidas en el código de conducta de los caballeros samurai, el “Bushido”.

Para los cazas ligeros y rápidos, como los Zero, nombre en código para los aliados Zeke, y los bombarderos embarcados tipo Suisei, nombre en código Judy, se adoptaron dos métodos de aproximación con vista a los ataques especiales, métodos que se habían revelado especialmente eficaces. La aproximación debía realizarse a la máxima o mínima altura posible. Aunque desde el punto de vista de la exactitud de la navegación y de la buena visibilidad hubiera sido preferible una altura media, se prefería renunciar a estas ventajas en consideración a otros factores. En efecto, la altura preferida estaba comprendida entre los 5,5 y los 6,5 km, y ello por dos razones:

Cuando mayor es la altura, más difícil se hace la intercepción por parte del enemigo;
Había que tener en cuenta la maniobrabilidad de un avión cargado con una bomba de 250 kg
En lo que respecta a la aproximación a poca altura de los aparatos japoneses volaban lo más cerca posible de la superficie del mar, de manera que se retrasara al máximo su localización por los radares aliados. En las postrimerías de 1944 se consideraba que el radar americano tenía un alcance efectivo de 160 km a gran altura y de 30 a 50 km a baja altura. En las ocasiones en que se disponía de muchas unidades de ataque, se aplicaban simultáneamente el método de aproximación a baja altura y el de alta cota, desde varias rutas además.

Para el ataque final suicida, los kamikaze, tenían un orden de prioridades; en los portaaviones, el mejor blanco era el elevador principal; seguían luego, en orden de preferencia, el elevador de popa o el de proa. En cuanto a los demás tipos de grandes unidades de guerra, el mejor blanco era la base del puente de mando. En los destructores y otros pequeños buques de guerra y de transporte, un impacto en un punto cualquiera, situado entre el puente de mando y el centro del navío, resultaba generalmente de gran eficacia.

Rikihei Inoguchi, explicaba que: “…de no haber sido por la falta del número necesario de aparatos, lo ideal hubiera sido enviar contra cada gran portaaviones cuatro aviones kamikaze: dos contra el elevador principal y los otros dos contra los de popa y proa respectivamente. Así, en teoría, dos o tres atacantes se consideraban el número ideal para un portaviones de escolta”. Y continúa Inoguchi: “…pero lo cierto era que en la práctica los portaaviones americanos eran demasiados, y nosotros disponíamos de muy pocos aparatos para realizar esta tarea. En consecuencia, para obtener al menos un golpe “centrado” y eficaz, contra cada portaaviones se enviaba a un solo aparato: un avión por cada buque de guerra”.

La táctica kamikaze despertó verdadero pavor entre las tripulaciones americanas. Cuando estas se acercaban a las zonas de conflicto, se apoderaba de ellos una gran angustia por el temor a ser alcanzados por un avión que surgiera repentinamente de entre las nubes, aunque ya hemos podido comprobar que el radar, los aparatos de observación y cobertura, el potente fuego antiaéreo y las mismas tácticas de grupo no dejaban opción de éxito a un único atacante.

Advertisements

Gracias por tus comentarios

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s